España es un país muy rico en cultura y patrimonio artístico e histórico. Y, dentro de esos atractivos, están los castillos. Cada uno de ellos es un pedazo de la historia del país, pero también tienen mucho encanto para ser visitados y descubrir como se vivía en aquellos años. Son auténticas maravillas de las que, por fortuna, España está llena. Aquí hacemos algunas propuestas que se pueden tener en cuenta para este verano y pasar unas vacaciones de auténtico rey.

Zona norte

En la zona del Norte de España nos encontramos, por ejemplo, el Castillo de Olite en Navarra, que data de los siglos XIII y XIV, período en el que fue la sede de la Corte del Reino de Navarra. Este castillo, considerado como uno de los más bellos de Europa, destaca por sus torres, así como por las dependencias nobles y estancias que se pueden disfrutar porque en la actualidad es un parador nacional.

Zona centro

Más en la zona del centro de España nos encontramos otras maravillas como el Castillo de Belmonte en Cuenca, que mantiene su aspecto. No en vano es un entorno ideal en el que se han rodado numerosas películas de época como ‘Juana La Loca’ o ‘Los señores del acero’.

Ya en Segovia está el Castillo de Coca de arquitectura gótico-mudéjar, que está catalogado como Monumento Nacional. En la visita, no hay que olvidarse de observar su sistema defensivo.

castillos
En Madrid, la ruta nos lleva al Castillo de Manzanares del Real, que fue ordenado construir por la casa de los Mendoza. Data del siglo XV y es una auténtica obra arquitectónica con numerosos matices. Aparte en su entorno se encuentra la Sierra de Guadarrama.

El recorrido también nos lleva al Castillo de Peñafiel, en Valladolid, que se caracteriza por su trazado, que simula la proa de un barco, lo que le ha valido su reconocimiento como una de las mayores obras de arquitectura medieval.

En León se localiza el Castillo de Ponferrada, que está situado en una colina que se haya en la confluencia de los ríos Boeza y Sil. Esta fortificación, que fue construida por la Orden del Temple, ha sufrido algunas adaptaciones y modificaciones a lo largo de los años, incluso fue empleada como cantera en el siglo XIX. Por fortuna, se puedo evitar más pérdidas con su declaración como Monumento Nacional en 1923.

Y, finalmente, en esta zona, no puede faltar el Alcázar de Segovia, que fue uno de los palacios de más renombre en el medievo. Destacan salas como la del Trono o la Galera. Su aspecto es muy idílico. Incluso se habla, aunque no está comprobado, que el propio Walt Disney se inspiró en sus muros para recrearlo en la obra ‘La Cenicienta’. Y no es para menos porque fue uno de los castillos más selectos de la época medieval.

Zona Sur

En el Sur de España también hay grandes obras arquitectónicas. La propuesta pasa por el Castillo de Almodóvar del Río, en Córdoba. Esta fortaleza romana del siglo VIII es uno de los mejor conservados. Durante su recorrido, se puede disfrutar de visitas teatralizadas.

Y, en Almería, se encuentra el Castillo de Vélez-Blanco, que destaca por su antigua alcazaba islámica desde la que se podía ejercer el control del pueblo. La pena es que no está del todo bien conservado y ha perdido algunos encantos por el abandono. Además, su Patio de Honor, que era una de sus principales joyas y una de las de la época del Renacimiento, fue vendido y hoy puede verse en el MET de Nueva York.

Islas

Las islas españolas igualmente acogen castillos como el Castillo de Bellver en Palma de Mallorca, que se caracteriza por ser una fortificación circular con cuatro torres rotundas.

0/5 (0 Reviews)