El verano asoma a la vuelta del calendario y con él las vacaciones, el buen tiempo y las ansiadas visitas a la playa.

Un lugar que, como ya sucediera el pasado verano, contará con una serie de limitaciones de acceso y en el que el control de aforos será esencial para garantizar el cumplimiento de las medidas de seguridad planteadas desde las distintas administraciones.

Normas que los epidemiólogos subrayan es recomendable complementar con una serie de medidas destinadas a evitar la propagación del virus hasta que por fin hayamos vencido al COVID-19.
Medidas de seguridad para evitar la propagación del coronavirus en las playas

Medidas para reducir el riesgo

Existen dos tipos de medidas para reducir el riesgo de propagación del COVID-19 en las playas. Las gubernamentales y las personales.

Dentro de las primeras encontramos:

1. Colocar carteles informativos.
2. Limitar el acceso y controlar el aforo.
3. Garantizar que se respeta la distancia de seguridad.
4. Prohibir las reuniones numerosas.
5. Establecer un horario máximo de permanencia para favorecer la rotación de personas.
6. Alentar el uso de mascarillas entre el personal de seguridad, salvamento, socorrismo y quienes visitan la playa.
7. Llevar a cabo controles de temperatura en los puntos de acceso.
8. Garantizar que las zonas de juego infantiles, las áreas deportivas y otras zonas de esparcimiento están acondicionadas y cumplen con las exigencias marcadas por las autoridades sanitarias y gubernamentales.
9. Llevar a cabo tareas de limpieza y desinfección de las zonas comunes de manera regular a lo largo de la jornada.
10. Disponer de protocolos de actuación en caso de emergencia.

Control por parte de las autoridades

Muchas playas ya contaron la temporada pasada con especialistas en control de accesos y aforos para asegurarse de cumplir con las medidas de seguridad. Un claro ejemplo en la Comunidad Valenciana fue el de la playa de Benidorm. Gracias a los sistemas tecnológicos estas playas pudieron alcanzar la visita de hasta 35.000 usuarios los fines de semana de forma segura.

mascarilla-en-la-playa

Medidas esenciales a nivel personas

1. Evitar acudir a las playas si se tiene alguno de los síntomas asociados al coronavirus.
2. Hacerse una prueba de detección ante el menor síntoma de COVID-19 o tras haber estado en contacto con una persona infectada.
3. Mantener una distancia de al menos dos metros y medio con personas no convivientes.
4. Evitar las aglomeraciones.
5. Evitar entrar en contacto físico con las superficies comunes.

Otras medidas complementarias

Además de seguir estas cinco recomendaciones que apelan al sentido común, quienes tengan previsto visitar alguna playa durante el próximo verano pueden extremar las precauciones agregando una serie de hábitos como estos:

Lleva solo lo esencial
Una de las medidas más inteligentes que podemos tomar para evitar entrar en contacto con el virus es portar únicamente aquello estrictamente necesario.

Bastará, pues, con meter en la bolsa de playa el monedero, la documentación, las llaves de casa, el teléfono móvil, una mascarilla de recambio, un bote de gel hidroalcohólico, una botella de agua y un gorro o sombrero para protegerse.

Lo ideal, sobre todo si vamos acompañados de no convivientes, es evitar llevar comida a la playa, ya que mientras comemos nos vemos obligados a desprendernos de la mascarilla aumentando así nuestra exposición al virus.

Revisa la playa que quieres visitar antes de entrar
Que se trate de un espacio al aire libre no significa que debamos bajar la guardia, ni mucho menos.

Si al llegar vemos que la playa está congestionada y que resulta complicado mantener la distancia de seguridad con aquellos que ya se han instalado lo mejor que se puede hacer es no entrar y buscar una alternativa.

En el caso de que se llene estando ya allí, lo más inteligente es abandonar la playa y poner rumbo a otra.

Lleva toallitas húmedas
Si bien el gel hidroalcohólico puede resultar de gran ayuda tanto antes de entrar a la playa como nada más salir, mientras estamos allí es mejor evitarlo, ya que lo más probable es que acabemos con las manos llenas de arena.

Una buena alternativa son las toallitas húmedas con alcohol. Un producto higienizante y desinfectante a partes iguales.

No pierdas de vista a los niños
Aunque resulte evidente no está de más recordar la importancia de estar lo más encima posible de los niños.

De esta forma, además de evitar que sufran algún accidente en el agua y fuera de ella, prevenimos que entren en contacto otros niños o adultos, o que entren en contacto con superficies comunes.

Dúchate antes de ir y al volver
Otra de las recomendaciones que se hacen a las personas que tienen previsto ir a la playa en tiempos de coronavirus es que lo hagan duchados y desinfectados y que, para extremar las precauciones, repitan este proceso al volver de la playa.

Mantén una actitud responsable en todo momento
En resumen, se trata de mantener una actitud responsable colaborando con el cumplimiento de todas las medidas de seguridad indicadas por las autoridades gubernamentales y sanitarias.

Esto incluye seguir a rajatabla cualquier indicación realizada in situ por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado y desde los servicios de salvamento y socorrismo.

Ahora que ya conoces las medidas de seguridad necesarias puedes visitar la playa este verano sin preocupaciones.

0/5 (0 Reviews)