El Viajero iluminado por los sentidos

0
193

Así pues, hablemos un poco del viajero, ese personaje que en el fondo todos quisiéramos, muy frecuentemente seguir e imitar.

Ese personaje, que se encuentra dominado por el asombro de lo que hay ¡Allá Afuera¡, en el exterior a su propia ser, a su persona; pero que sus sentidos lo registran, lo contemplan, lo sienten. Ese mundo infinito de sabores, visiones, sonidos, goces y placeres inmensos por conquistar y capturar.

Es el viajero, el turista, un batidor de record en materia de las experiencias.

Un buscador de nuevas aventuras, de asombrosas experiencias con la natural belleza del mundo. Un conquistador de territorios inexplorados, al menos para sus ojos y sentidos, que se abren ante el prodigio que ofrece el paisaje infinito de la naturaleza.

Un ser apasionado, por estar frente a esos mundos de maravillas con la mayor frecuencia que le sea posible en su mortal vida.Un personaje que le encanta contemplar los espectáculos bellos, salvajes [incluso dramáticos], que le ofrece la vida en sus periplos por el mundo, tan deseados y sentidos

Es el Viajero, un aventurero empedernido.

Sabe que viajar es la máxima experiencia que le será posible, pues siente que él, en toda su esencia, física y más aún en su lado metafísico, es un ser lanzado a la infinitud que solo le puede brindar la eternidad.

Sabe que todas sus experiencias, sus vivencias, son distintas una de las otras, por ello su alma le impulsa a vivenciar las mayores sensaciones que le brindan los viajes

El viajero frecuente, es un personaje que elije esa forma de vida que aporta las mayores realizaciones de su espíritu de explorador y buscador. Incluso, la vida absurda que a veces percibe, la resuelve en sus contradictorias formas, mediante la acción; ese estar en movimiento constante y que lo anima, y lo proyecta en el horizonte de una vida digna de ser vivida.

El viajero es sabio, pues intuye, percibe que la cantidad de experiencias por vivir en sus periplos está condicionada a su propia vida, y que solo depende de esa su libre y liberadora voluntad; y de esa fuerza que lo impele…

Continuaremos nuestro viaje por las experiencias de vida, al menos eso creo, si nos da permiso el Creador de todas las maravillas del Ser y del Mundo.

Por Adolfo carrillo Aguirre

0/5 (0 Reviews)